dardos ponzoñosos

LOS DARDOS PONZOÑOSOS QUE INTENTAN HERIRTE

DESDE LA BARRERA

 

“Eres jotita, eres niñita, eres maricón, eres un cáncer (y no se refiere al signo zodiacal)

 

son las pequeñas lindezas que en algún momento me han lanzado desde la barrera.

 

Te contaré sobre las etiquetas que estamos muy acostumbrados a poner a las personas y la forma de esquivar esos dardos ponzoñosos….

 

 

Desde pequeño he tenido que lidiar con eso de las etiquetas, esas que te ponen simplemente por mirarte y no por lo que haces.
La escuela me ha gustado mucho, pero le tenía PAVOR. No por aprender o hacer tareas. Era porque me sentía atacado por mis compañeros.

 

 

Los niños pueden ser muy crueles. Si no tienes la FUERZA EMOCIONAL, te pueden destruir la vida.
Recuerdo que mi gran héroe ha sido mi hermano mayor, Raúl.  Siempre me ha cuidado y defendido, pero era consciente que no podía vivir en la SOMBRA de él.

 

 

Tenía que valerme por mí mismo y enfrentarme a esos dardos ponzoñosos, envenenados lanzados desde la barrera.

 

Siempre he vivido con la idea de que estaba marcado por una etiqueta, cuando no era por una cosa, era por otra.

 

 

Sin embargo, gracias a alguien que me enseñó a darle la vuelta a la tortilla y aprendí a  ampliar la mirada.

Esta persona me recitó una frase de OSCAR WILDE. 

El FAMOSÍSIMO WILDE decía:

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.”

Esta frase cambió mi papel de víctima e inició mi ENTRENAMIENTO para esquivar los dardos ponzoñoso cada vez que me lanzarán.

 

Cuando estudié la VULNERABILIDAD de lleno, comprendí la diferencia entre VERGÜENZA Y CULPA. 

y de la importancia del lenguaje.

VERGÜENZA SE RELACIONA CON EL VERBO SER

CULPA SE RELACIONA CON EL VERBO HACER

 

Gran diferencia.

Cuando alguien usa la vergüenza para atacarte, es cuando te está etiquetando:

Eres “jotita.”

Eres un cáncer.

Desde ahí intentan herirte, desde la vergüenza. Y te digo una cosa, si dejas entrar ese dardo, es como si dieran directo a tu corazón.

 

En cambio, cuando alguien usa la culpa, es algo poderoso.

 

 

 

¿Por qué?

 

 

 

Porque desde ahí, te están invitando a hacer un cambio de tu comportamiento, de “algo” que has hecho.

 

 

 

-“HAS LLEGADO TARDE OTRA VEZ. QUIERO QUE SEPAS QUE ME MOLESTA TENER QUE ESPERARTE. ¿PODRÍAS INTENTAR LA PRÓXIMA VEZ LLEGAR PUNTUAL?

Esto es una gran diferencia.

 

 

 

Esto lo he aprendido a lo largo de mi vida y ahora me he vuelto un caballero que esquiva las etiquetas porque:

 

 

1.- Sé que muchas veces estoy rodeado de idiotas.

 

 

Y no me lo tomes a mal. Me he inspirado del título de un libro: “El hombre que estaba rodeado de idiotas. Cómo entender a aquellos que no podemos entender.”

Y ya no me tomo los dardos ponzoñosos como algo personal.

 

 

2.- Soy impecable con mis palabras. No lanzo dardos ponzoñosos. Amplio la mirada y cuido mis palabras.

 

TODO ESTO LO HE APRENDIDO A BASE DE ENTRENAMIENTO.

 

 

 

No sé si tú has sido atacado por los dardos ponzoñosos y te han clavado una etiqueta.

 

 

Tampoco sé si ya sabes cómo lidiar con estos ataques.

 

 

Lo que si puedo decirte es que te puedo entrenar a esquivar estos dardos y no dejar que las opiniones ajenas marquen tu valía.

 

 

 

Suscríbete a la comunidad EL ALBERGUE DEL ALMA

 

 

 

 

 

 

Con cariño y gratitud siempre

Quique TORRES

Fundador EL ALBERGUE DEL ALMA

 

 

Una idea en “LOS DARDOS PONZOÑOSOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *