Muchas veces te llegan mensajes tan fuertes e importantes que no puedes dejarlos pasar. Quiero compartir el siguiente vídeo que me ha llenado el alma porque de una u otra manera estoy creando una familia. Algo que no entraba en mis planes más próximos, pero que estoy disfrutando y aprendiendo de la generosidad del ser humano. Y termino con la siguiente cita que también se cruzó en mi camino estos días:

“La sangre te hace pariente, pero la lealtad de hace familia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *