Miradas con amor para acariciar el alma

SOBRE EL TURISMO INTERNO Y LOS HACKEADORES DE

LAS MIRADAS EN LOS TIEMPOS DEL AMOR

(Inspirado en la charla TEDx Cordóba por Liliana González)

 

Vivimos tiempos en el que una pantalla tiene mucho más poder que una mirada.

 

Vivimos tiempos en el que hay una mayor causa de depresión porque nos sentimos más solos, pensando que una herramienta tecnología nos da el sentido de la vida.

 

¡Qué equivocados estamos!

 

Lo que nos da sentido a la vida, no es una pantalla, no son los “me gusta”, ni la cantidad de seguidores, ni ninguna red social y mucho menos un juego en línea.

 

Lo que de verdad da sentido a la vida es una aventura llamada viaje interior.

 

La aventura del viaje interior

Viaje interior
Viaje interior

La aventura del viaje interior, el viaje del autoconocimiento, buscando dentro de nosotros mismos, es lo que da sentido a la vida.

 

En ese viaje es donde encontraremos las respuestas a las siguientes preguntas:

 

¿Para qué vine al mundo? ¿Qué quiero ser? ¿Qué quiero hacer?

 

Hay que comprender que las verdaderas aventuras de la vida no son las grandes hazañas.

 

Las verdaderas aventuras son aquellas que nos hacen sentir, nos hacen comprender y nos hacen ser mejores con nosotros mismos.

 

Por ello, la aventura de conocerte a ti mismo es la experiencia más gratificante que puedas tener en tu vida.

 

Dicha aventura, te hará más consciente, más feliz, más pleno, más completo y, sobretodo, más humano.

 

Una vez que te conoces y te amas, te das cuenta de la verdadera herramienta que tienes para encontrar respuestas:  la conexión con el otro, es la mirada del corazón y el alma.

 

Hackeadores de las miradas.

¿Cuándo fue la última vez que miraste a tu pareja? ¿A tus hijos? ¿A tus compañeros de trabajo?

 

Quizá me digas que ha sido esta misma mañana. Yo te diría que no los has mirados, los has visto, que es muy diferente.

 

LAS PANTALLAS

 

Vivimos completamente apegados a las pantallas de toda índole.

 

Hasta hace unos años, la pantalla del televisor era el principal hackeador de las miradas.

 

Hoy por hoy, son las pantallas de los móviles, de las tablets y de los ordenadores.

 

Si no me crees, mira a tu alrededor, y verás a la gran mayoría de las personas, mirando hacia una pantalla. Nadie levantará la mirada para ver qué es lo que pasa a su alrededor.

 

Y cada vez más, le damos a nuestros pequeños estas herramientas para que no miren a nadie.

 

Sólo saben mirar la pantalla, a esos dibujos animados que no son de carne y hueso.

 

No les estamos enseñado como comunicarse no verbalmente, no les estamos dando la oportunidad de que se sorprendan al mirar y observar su mundo exterior.

 

Es muy triste ver como los padres de bebés se alegran al ver que sus niños saben como quitar los anuncios de la pantalla o como reproducir un vídeo, cuando ni siquiera saben hablar.

 

Los preadolescentes están cada vez más absortos en los juegos en línea que en salir a convivir con sus amigos, con sus familiares. No saben relacionarse.

 

Viven una vida virtual paralela a la real y el problema es que lo real, no creen que es real.

 

El grave problema es que estamos viviendo una ausencia de humanidad que no nos merecemos.

 

Y, sobretodo,  no se merecen nuestros pequeños y nuestros adolescentes.

 

Añadido a esa ausencia de humanidad, está la situación cada vez más marcada entre nuestros niños y jóvenes.

 

Se sienten solos y esta soledad los está llevando a la depresión. Finalmente,  al suicidio.

 

Coordenadas del amor ¿Qué hacemos para encontrarlas?

Amor viaje interior
Viaje interior y coordenadas del amor

Las estadísticas no mienten y cada vez más nuestros niños y jóvenes se sienten solos. Están deprimidos, no encuentran su lugar en el mundo y no entienden el sentido de la vida.

 

Una de las mejores armas pacificas que tenemos para combatir cualquier hackeador del amor, de las miradas o de la alegría, es el trabajo interior.

 

A través de ese viaje, te conocerás, te trabajarás y comprenderás sobre tu propio mundo, pero lo más importante,  encontrarás el sentido de la vida.

 

Durante este viaje, habrás varias paradas, varias estaciones, en las que te encontrarás con alguien más o varios más y ahí es donde se cruzarán las coordenadas del amor.

 

Ahí es donde tendrás la oportunidad de mirar con amor y, por lo tanto, la oportunidad de lanzar esas miradas que acarician el alma y que no lastiman.

 

De esta forma, aprenderás a ser más tolerante, más empático, a no ver las diferencias como algo negativo, sino algo que suma y no resta.

 

En esas coordenadas del amor, debemos encontrarnos todos para volver a conquistar el alma del otro, para sumar humanidad y no restar, pero sobretodo para volver a mirarnos con amor y al mismo tiempo mirar el alma del otro a través de nuestros ojos.

 

De no ser así, corremos el riesgo de perdernos en la oscuridad y convertirnos en máquinas humanas.

 

UN FUTURO CON MÁS MIRADAS DE AMOR Y MENOS URSUPADORES

 

La tecnología llegó para quedarse.

 

Tenemos que utilizarla a nuestro favor.

 

Nuestra obligación como adultos es ayudar a los pequeños a mirar el mundo tan complejo y difícil. Nuestra tarea es estar junto a ellos para filtrar y elegir por ellos, porque, simplemente, apretando un botón, tienen el mundo sin filtros.

 

Por lo tanto, te invito que inicies la aventura de tu viaje interior para poder aprender o reaprender a mirar con los ojos del amor, para que sumemos humanidad y convirtamos las herramientas tecnológicas en aliados y no en usurpadores del amor y la felicidad.

 

¿Me acompañas?

 

Con cariño y gratitud siempre,

 

 

Kike Torres

Fundador El albergue del alma

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *