Nunca creí que una palabra tuviera tanto poder para modificar la percepción de la vida de uno mismo. Esta palabra es: AGRADECIMIENTO.

Dentro de mi “búsqueda existencial” he descubierto y aprendido muchas cosas maravillosas, pero no hay autor, tradición o visión que haga mención de esta poderosa herramienta para el autoconocimiento y auto-descubrimiento.

Comencé a practicar el diario de agradecimiento con mucha desconfianza y cautela pues mi ego era muy escéptico ante esta práctica.  Me costó un poco hacerlo un hábito, pero ha sido mágico ya que me permitió darme cuenta de todas las cosas simples y grandiosas que tenemos a la vista y que no somos conscientes de ellas y mucho menos de dar las gracias por ello.

Te recomiendo que comiences hoy mismo. Antes de retirarte a descansar, reflexiona de esos pequeños detalles que la vida te ha brindado este día. No tiene que ser algo grandioso, pon atención a esos pequeños detalles, como el que un desconocido te haya sonreído. Tu compañero de trabajo te haya invitado un café. El lugar de aparcamiento que estaba libre. La llamada de alguien que hacia mucho que no tenías contacto. O simplemente, dar las gracias por estar vivo, por tener tus cinco sentidos o por tener un hogar.

No pierdes nada, pero si puedes ganar mucho.

Gracias infinitas por leer.

IMG_2208

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *