“Lo que a uno le apasiona en la niñez permanece en el corazón para siempre.”

Mary Jo Putney

Hoy, en mi curso de creatividad, he visto y trabajado algunas partes de la teoría de la Dra. Brené Brown. Hoy, hemos sido actores y nos hemos visto a través de la cámara de grabación. Es increíble como al crecer, perdemos la capacidad de la espontaneidad, de la ingenuidad, de la creatividad,  de no sentir vergüenza. En este taller, estamos trabajando la resiliencia a la vergüenza y poco a poco, estamos descubriéndola y haciéndonos amigos de ella.

Y parte de este trabajo y de este compromiso de vivir de todo corazón, es compartir esos momentos mágicos y maravillosos con la gente que amo. El pasado diciembre, compartí un baile con mi madre. El baile siempre nos ha apasionado a los dos. Nos atrevimos a ser ridículos por menos de un minuto, pero fueron los mejores que he pasado en mucho tiempo. Aquí lo comparto.

Y termino con una frase de la Dra. Brown: “Sé que hace falta mucho valor para dejar que la gente escuche lo que dicen nuestros corazones, pero la vida es demasiado preciosa para desperdiciarla simulando que somos superestupendos de la muerte y que jamás perdemos el control, cuando podríamos estar riendo, cantando y bailando.”

Y otro vídeo de baile loco…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *