Amar preguntas

AMAR LAS PREGUNTAS

El necio busca la felicidad en la distancia, el sabio la hace crecer bajo sus pies.
JAMES OPPENHEIM

Las preguntas, que maravillosas son. Desde pequeño me encantaba hacerme preguntas, cuestionar todo, hasta las cosas más pintorescas.

Quizá las respuestas no llegaban en el momento más preciso, pero siempre, tarde o temprano recibía la respuesta. Me gustara o no.

Sin embargo, cuando vamos creciendo, nos da miedo preguntar hasta el grado que muchas veces evitamos cuestionarnos y dejamos temas tan importantes, como del corazón y del alma, sin responder. Lo aplazamos hasta que todo se vuelve confuso.

La importancia de las preguntas radica en que son puertas que se abren para explorar dentro de nosotros mismos en busca de nuevos caminos, nuevos horizontes y nuevas conclusiones. Para ello, debes saber cuáles merecen la pena preguntar.

Si, te puedes quedar sin preguntar. No pasa nada.

Luego,  al pasar el tiempo, verás que no has avanzado, que estarás en el mismo punto de partida.

Y lo peor de todo, es que no habrás iniciado el viaje más maravilloso que puedas emprender: El viaje de autodescubrimiento.

Preguntar crea mucha consciencia del ser. Hacer preguntas poderosas te invita al aprendizaje ya que te llevan a un lugar nuevo en ti donde descubres cosas que nunca habías pensando o sentido.

Te conectan con tu ser más profundo y con toda tu sabiduría interior.

Hoy, quiero desafiarte.

Quiero que te detengas y trates de responder las siguientes preguntas, las cuales te ayudaran a comprender cómo estás empleando tu tiempo en la tierra.

¿Qué es lo que te encanta del hecho de estar vivo?

¿Cómo terminarías esta frase:

Gracias……, porque soy/estoy________________?

Si has respondido rápidamente a estas dos preguntas, ¡enhorabuena!

Sin embargo, si te ha costado responderlas, será señal de que no estás en contacto con tu corazón y que tienes que alimentarlo.

Pero no te preocupes, “ten paciencia con todo lo que queda por resolver en tu corazón e intenta amar las dudas en sí mismas -nos aconseja encarecidamente el poeta alemán Rainer Maria Rilke-. No busques ahora las respuestas que no te pueden ser dadas porque no serías capaz de vivirlas y lo importante es vivirlo todo. Vive ahora las preguntas.”

Te aseguro que las respuestas a tus preguntas llegarán. Espera. Vive tus preguntas. Luego pregunta. Ábrete a los cambios que las respuestas te darán.

Recuerda: cuanto más te conozcas más capaz serás de dirigir la vida que quieres, por tanto, más capaz serás de ser feliz.

Con cariño y gratitud siempre.

Quique TORRES
Fundador El albergue del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *